Bienvenidos
Mi sesión
Login in your account
E-mail: 
Password: 

 
Not a member? Create an account!
Forgot your password?
Mas Dios Muestra su amor para con nosotros; en que aun siendo pecadores, Cristo murió por nosotros

Ministerio del Amor de Dios Internacional

La palabra de hoy

Recuperando la visión de Dios perdida

El poder de Dios puede ayudarte a recuperar la visión de Dios más...

2/24/2013 7:09:13 AM


El Modelo de la Prosperidad Económica en el Reino de Dios

El tema de la prosperidad económica en estos últimos tiempos ha traído gran controversia. Hay dos grandes extremos, el lado conservador, que pone por encima la espiritualidad del hombre de Dios al punto de “obviar” la prosperidad económica como algo fundamental, poniendo sólo por delante una muy buena relación con Dios como principio fundamental de vivencia, no importando cómo se dé lo económico o material. más...

12/3/2012 2:00:06 AM


Cómo ocurrió y cómo puede ocurrir ahora

La experiencia del bautismo del Espíritu Santo transformó el modo como los discípulos hacían la obra del evangelio al entrar en una nueva dimensión de poder sobrenatural más...

2/27/2012 4:02:00 AM


El inicio de la promesa del Espíritu Santo en la Iglesia

Dios tomó la iniciativa de darnos la promesa del Espíritu santo, Jesús dijo que él enviaría el Espíritu Santo. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del padre, la cual, les dijo, oísteis de mi. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.  más...

2/22/2012 11:32:07 AM


Un mundo de maldad

La importancia del poder de Dios sobre esta tierra es crucial. Sin el poder de Dios seria inútil tratar de establecer su reino, hacer su obra. más...

2/19/2012 6:43:29 AM


Derramamiento del Espíritu Santo

La resequedad espiritual es un factor que está acabando con la vida de la iglesia. Un creyente reseco espiritualmente nunca podrá manifestar a plenitud la gracia de Jesucristo, que es lo que el mundo necesita en este tiempo. más...

2/18/2012 4:10:36 PM


LA LEY DEL ESPÍRITU DE VIDA

Nada hay tan súperpoderoso en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra que genere tanto efecto sobre los hombres de Dios, como la supereminente grandeza de su poder. más...

7/2/2010 1:59:07 PM


El poder de la oración esta en ti

No hay nada más impactante, que surta tanto efecto, como el poder que hay en la oración Cuando oramos bajo el poder del Espíritu Santo, hay estremecimientos tanto en el cielo como en el infierno. Porque cuando clamas el mismo cielo se abre de par en par para que descienda el poder glorioso de Dios, a la vez que el mismo infierno se revuelca por el poder de la voz de Dios en tu boca más...

5/23/2010 9:50:01 PM


El verdadero día de Reposo

Estudio bíblico de la revelación del Día de Reposo o sábado. Qué dice la palabra de Dios y cuál es la interpretación que se le debe dar al Día de Reposo en nuestros días. más...

5/23/2010 9:39:58 PM


¿Se debe guardar el día de Reposo?

Dentro del pueblo de Dios existen diferentes costumbres que proceden de las costumbres hebreas, entre las cuales está guardar el día de reposo. ¿Pero realmente hay que guardar el día de reposo?, pues la biblia dice que es un pacto perpetuo entre Dios y los hombres. ¿Cuál es el día de reposo el sábado o el domingo? más...

5/23/2010 9:32:44 PM



Devocionales en RSS Otros Títulos


Fundamentos del matrimonio

En este tiempo la gente toma por sí mismo la decisión de casarse. A unos les va bien y a otros terriblemente mal. ¿Pero podemos encontrar pautas que nos den una buena orientación para una decisión tan trascendental en nuestra vida?


Las Promesas de Dios Las Promesas de Dios

Un gran número de creyentes han perdido la esperanza por que no han visto realizadas las promesas de Dios en su vida. ¿Será que Dios ha fallado? Este estudio nos ayuda a hacer realidad las promesas de Dios.

LA PROMESA REALIZADA MEDIANTE LA FE

Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. 14Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la 19Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. 20Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, fe, y anulada la promesa. 15Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. 16Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros 17(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. 18El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. 21plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; 22por lo cual también su fe le fue contada por justicia. 23Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, 24sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, 25el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. Romanos: 4: 13-25

 
1. Las promesas son para Usted por medio de la fe

La biblia nos habla en este pasaje de una promesa hecha por Dios a Abraham. En este análisis que el apóstol Pablo está haciendo a esa promesa, nos da mucha claridad con respecto al llamado que Dios nos ha hecho a nosotros, el cual está dado en algunas promesas de fe. Es muy importante que nosotros podamos reconocer que estamos reflejados aquí en la promesa hecha a Abraham. Y cómo el apóstol Pablo también se apropia de esta promesa.

En el verso número trece hay algo muy importante, dice: Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo sino, por la justicia de la fe. Aquí hay algo importante que nosotros tenemos que saber y quiero que usted note la palabra Ley y la palabra Promesa.

Allí en ese verso trece, en el capitulo cuatro en el que estamos dice: Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo sino por la justicia de la fe.

Aquí el apóstol Pablo hace  una comparación entre lo que fue dado por la ley y aquellas cosas que fueron dadas por la fe, por la justicia de la fe a Abraham. Entonces el verso empieza diciendo que no fue por la ley o por aquellas normas dadas a Moisés para el pueblo en lo cual Dios fundamento la promesa a Abraham, no fue por normatividad humana, no fue aun por las mismas normas que Dios estableció por causa del pecado que había sobre el pueblo de Israel. Porque nosotros sabemos que la ley vino para que el pecado aumentase, para que entonces cuando el pecado hubiese aumentado vendría la gracia sobre la tierra.

Es decir que la ley no fue dada en la perfecta voluntad de Dios para los hombres, sino que fue dada por causa de las transgresiones que estaban  sobre la tierra.

En otras palabras, las promesas de Dios no están basadas en las circunstancias que nosotros vivimos. Las promesas que Dios nos hace a nosotros no están fundamentadas en nuestras debilidades, o en nuestros errores, o en la vida que nosotros llevamos. Sino que están fundamentadas en la fe de Dios,  en un llamado que Dios nos quiso hacer a nosotros.

Es decir, que esas promesas que Dios le ha dado para que reciba por fe esas bendiciones, no están fundamentadas en la vida que usted lleva o en las circunstancias que a usted se le han presentado. Las promesas que Dios nos ha dado a nosotros  no están fundamentadas en la vida religiosa que usted pueda llevar, no están fundamentadas en las debilidades humanas. Las promesas que Dios nos ha dado a nosotros no están fundamentadas en la debilidad de los hombres, sino que estas promesas están fundamentadas en la fe de Dios, están fundamentadas en la justicia de Dios, que es por la fe que esta en nosotros.

Cuando en nosotros se experimenta la fe de Dios entonces las promesas se hacen una realidad.
 

2. El cumplimiento de nuestras promesas

A veces  nosotros como creyentes estamos dependiendo de las circunstancias para ver realizadas las promesas. Hay creyentes que están esperando que las circunstancias de su alrededor se tornen favorables para entonces decir: ahora se me están cumpliendo las promesas de Dios, voy a basar el cumplimiento de estas promesas o el desarrollo de estas promesas  en las cosas que están ocurriendo a mí alrededor.

 Usted no puede fundamentar la promesa establecida por Dios, que tiene un carácter divino, que tiene un carácter superior, que tiene un carácter celestial, en las cosas que usted está viviendo; y que algunas cosas son adversas para su propia vida personal.

 Sin embargo muchas personas, aun muchos ministros están fundamentando las promesas de Dios en aquellas cosas que están a su alrededor. Si las cosas las ven que no están caminando como debe ser, ya están creyendo que Dios ha anulado las promesas. Dios no anula sus promesas, si no que Dios las establece.

¿Cuál es el significado de la palabra promesa? “La promesa es la expresión de la voluntad de dar a alguien o hacer por él algo. También es el ofrecimiento solemne, sin formula religiosa, pero equivalente al juramento de cumplir bien los deberes de un cargo o función que se va a ejercer”. Mire bien que en el diccionario común y corriente la palabra “promesa” dice que no está fundamentada en formulas religiosas, no está fundamentada en las debilidades humanas, si no que está fundamentada en la voluntad de aquél que ha ofrecido la promesa, es decir, que cuando Dios establece promesas para usted, el no está basándola en la vida religiosa que usted lleva, ni en la vida de los hombres, ni en la ley de los hombres, si no que está fundamentada en la voluntad de Dios, es decir, cuando Dios te dio a ti la promesa, Dios hablo de acuerdo al querer de Sí mismo, el actúo de acuerdo a la voluntad de él como Dios. Es decir que, lo que Dios ha dicho para ti, no está fundamentado en las circunstancias humanas, no está fundamentado en que usted tenga un comportamiento bueno o malo, está fundamentado en que está en la voluntad perfecta de Dios. Amén.

 Así es que lo de Dios te ha dado, lo que Dios te ha dicho, lo que Dios te ha prometido, no está fundamentado en lo que los hombres te hayan dicho, no está fundamentado en las promesas que los hombres te hayan dado, si no que están fundamentadas exclusivamente en Dios, en su palabra en su voluntad, en sus promesas, en el querer de Dios.

Entonces usted tiene que creer que las promesas que Dios le ha dado no están sujetas a las debilidades humanas, no están sujetas al clima o a las circunstancias, no está sujeta a las personas que están a su alrededor, si no que están fundamentadas exclusivamente en el carácter de Dios, están fundamentadas en el deseo del corazón de Dios, porque Dios quiere bendecir tu vida, Dios quiere a través de las promesas, realizar cosas grandiosas para ti.

Cuando Dios da la promesa a Abraham no se la dio basada en la Ley de Moisés, porque para ese tiempo la Ley de Moisés no existía, si no que estaba fundamentado en que Abraham tenía fe para creer lo que Dios le estaba diciendo. No estaban dependiendo de las circunstancias de su familia.

Porque a veces nosotros decimos: que las promesas de Dios se están tardando por causa de la gente, se están tardando por causa de mi familia, se están tardando por causa del pastor o el líder. No.

Las promesas de Dios están fundamentadas en el querer de Dios, están fundamentadas en que hay algo que ya Dios pensó. Dios lo estableció y lo ha aclarado para que se haga una realidad en tu vida. Por lo tanto usted no puede estar caminando de acuerdo a las circunstancias, si son favorables o desfavorables. No.

Usted tiene que creer que Dios le habló de unas promesas y que esas promesas, ciertamente están fundamentadas en el querer divino. Dice en esta definición  en el diccionario: que son equivalentes al juramento, que están fundamentadas en el juramento de Dios. Fíjese bien, cuando Dios da una promesa a alguien es como si Dios lo estableciera,  como si Dios lo jurara, como si Dios lo asegurara. Cuando Dios asegura  algo, Dios no lo detiene. Porque si Dios te dio una promesa, Él es poderoso para cumplirla. Amén.

Porque si Dios no cumple la promesa que Él te dio, entonces no es. Pero como Él es eterno y Él permanece, así mismo la promesa, tarde que temprano se hace realidad en la vida de nosotros. Porque está fundamentado en la misma esencia de Dios, está fundamentado en la existencia de Dios. O sea que las promesas que tú tienes no son promesas humanas, no son promesas con carácter o debilidades humanas, si no que tienen un fundamento espiritual en Dios. Las promesas que Dios te ha dado tienen un fundamento celestial. Las promesas que Dios te ha dado no son corruptibles, las promesas que Dios te ha dado pertenecen al mundo incorruptible, a la vida espiritual, al mundo espiritual de Dios. Allí están fundamentadas las promesas que Dios nos ha dado.


3. El actuar en fe atrae poderosamente el cumplimiento de la promesa

La biblia dice que es por fe. Dice el verso dieciséis: 16Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia.

La biblia establece que las promesas son por fe,  para que entonces sean por gracia. Es decir que cuando Dios nos da una promesa y nosotros la recibimos por fe, no la estamos recibiendo por lo que nosotros hayamos hecho, no la recibimos por merito alguno. Observe bien, usted no puede hacer nada en esta tierra que pueda mover a Dios para que Dios le de promesas a usted. Porque no están fundamentadas en la ley humana o en el actuar humano, si no que están fundamentadas en la gracia de Dios. Es decir que usted no puede empezar a hacer y hacer para que entonces Dios le lance promesas. No. Las promesas son por fe, están fundamentadas en la gracia de Dios. Y dice que deben tener fundamento en la fe para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia. Esto es muy importante, cuando nosotros recibimos las promesas de Dios tenemos que fundamentar estas promesas en la fe, para que la promesa sea firme, sea cumplida. En el momento en el que usted dude de la promesa, la promesa se debilita. En el momento en el que usted no le ponga fe a lo que Dios le está dando, la promesa pierde fuerza. Dice el texto que para que la promesa sea firme debe ser por fe. Por tanto, es por fe para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme, a fin de que la promesa se haga una realidad.

Aquí dice, para que sea firme para toda su descendencia. Estaba hablando de Abraham, y la promesa de Abraham era que en él serian benditas todas las familias de la tierra. Esto quiere decir, que respecto a esta promesa de Abraham, tenía que apropiarse de ella por fe, para que se hiciera realidad en todo el resto de la humanidad. Ahora bien, como Abraham creyó la promesa, esta se extendió por toda la humanidad. Al punto que hoy,  la biblia dice que somos hijos de la fe de Abraham. Amén, porque Abraham creyó la promesa de Dios. Por lo tanto, la promesa toma consistencia, la promesa toma solidez cuando usted cree la promesa de Dios.

En el momento en que  usted se debilita en la fe, acerca de esa promesa, ésta se puede debilitar, se puede atrasar. Hoy muchos han atrasado la promesa de Dios por causa de que les ha faltado fe para creer las cosas que Dios les ha dicho. Muchos en el ministerio han caminado, en alguna etapa de su vida espiritual, en tiempo  de incredulidad. Por lo tanto, la promesa se ha tambaleado, la promesa se ha debilitado, la promesa en muchos se ha atrasado, porque llego la incredulidad a ellos.


4. Las promesas de Dios son el canal de Dios para establecer su gloria sobre la tierra

La biblia dice en el verso diecisiete: 17(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

Quiero que en este momento piense cuales son las promesas que Dios le ha hecho, cual es la naturaleza de esas promesas dadas por Dios. Las promesas de Dios tienen unas características, las promesas de Dios tienen un fundamento, pero también tienen un carácter, tienen una naturaleza y fíjese bien en lo que dice la biblia: a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama a las cosas que no son, como si fuesen.

Abraham creyó a alguien que daba vida a los muertos, Abraham creyó a alguien que podía transformar lo inerte en algo que tuviera vida. Abraham creyó a alguien que podía ver mucho más allá de lo sobrenatural. Abraham creyó en alguien que no tenia corrupción si no que estaba arriba en incorrupción. Abraham creyó a alguien que tenía una promesa o un mensaje divino, celestial.  Abraham creyó a alguien que estaba establecido en una autoridad y en un poder. Todas las promesas de Dios están establecidas en aquel que las dio, el mismo Dios de Abraham, padre de la fe. ¿Quién es el que te dio las promesas?  Si las promesas te las dio el hombre, las promesas se van a corromper, las promesas se van a destruir y no se van a dar. Pero si la promesa vino de Dios, el cual da vida a los muerto y llama a las cosas que no como si fuesen, aquellas promesas van a ser estable, se van a mantener y van a estar fundamentadas en un carácter divino, solido, incambiable, inmutable, incorruptible. Amén. Porque están fundamentadas en aquel que da vida a los muertos.

En otras palabras, las promesas que Dios te ha dado están fundamentadas en la vida; y cuando la promesa se hace realidad en nosotros, destruye la muerte y establece la vida en nosotros. Todas las promesas que Dios nos ha dado son para destruir la muerte y establecer la vida de Dios. Si Dios te ha dado una promesa, la promesa que Dios te ha dado es para acabar con el imperio de la muerte y establecer el imperio de la vida en Cristo Jesús.

Por consiguiente, las promesas que Dios te ha dado  son promesas de vida, son promesas eternas, son promesas que van a acabar, que van a destruir, que van a deshacer las obras del Diablo y van a establecer las obras de Dios, porque son promesas de vida.

Las promesas de Dios tienen doble función: acabar con el imperio de la muerte y establecer el reino de Dios. Cuando usted toma las promesas y permite que Dios las haga realidad en usted mediante la fe, lo que usted está estableciendo es el reino de Dios sobre la tierra. Cada vez que un creyente experimenta la realidad de las promesas, lo que realmente está ocurriendo es que el reino de Dios se está manifestando con poder sobre la tierra. Cada vez que usted recibe las promesas, cada vez que se afirma en las promesas de Dios, usted está estableciendo el reino de Dios sobre la tierra, está estableciendo el  poder de Dios sobre la tierra.

Cuando Dios te da promesas, como por ejemplo, para que sean sanados los enfermos y estas se hacen realidad, lo que Dios realmente está haciendo es establecer el imperio de vida a través del reino de los cielos y destruir el imperio de muerte, porque la enfermedad se la llevó Cristo en la cruz.

Por consiguiente, las promesas que usted tiene son promesas divinas, son promesas en las cuales Dios va a actuar, se va a manifestar poderosamente, son promesas que en realidad son el  medio que Dios quiere establecer para canalizar su poder sobre la tierra.

Las promesas de Dios son caminos que Dios está abriendo  a través de hombres de fe para establecer su justicia sobre toda la faz de la tierra. Así están fundamentadas y están caracterizadas las promesas de Dios. No crea que las promesas de Dios nosotros las tenemos por meritos o son para jactancia o son para decir yo soy el mejor, yo soy el único que entiendo ¡No! Las promesas de Dios son establecidas para que el reino de Dios sea establecido con poder sobre la tierra. De manera que cada uno de nosotros somos ese ingrediente que Dios necesita para que su reino se amplíe, para que la estaca se corra, para que toda la gloria del Señor pueda abarcar las naciones y los pueblos. Usted tiene que saber que son promesas fundamentadas en la fe, son promesas fundamentadas en el creer de Dios. Usted tiene que creer en las promesas, tiene que tomarlas como una realidad. Abraham tomó las promesas como una realidad, Abraham vio el cielo y creyó que así sería la descendencia que Dios le iba a dar, porque él empezó a vivir las promesas de Dios.

¿Por qué Abraham antes de ver realizada la promesa las vivió? Porque las promesas de Dios están fundamentadas en la vida de Dios y Dios no está muerto. Dios está vivo y todo lo de Dios, su carácter su voluntad permanece vivo. Las promesas de Dios ya son una realidad,  las promesas de Dios en el mundo de Dios, en el reino de Dios, son una realidad. Pero Dios quiere que esas promesas puedan influir sobre la naturaleza humana, sobre el mundo, sobre la gente, sobre las sociedades y lo hace a través de la fe que nosotros podamos tener en las promesas de Dios.

Pero muchos dudan de las promesas de Dios, muchos no han creído las promesas que Dios les ha dado y por eso sus vidas todavía permanecen en ese estado de postración, porque se olvidan que las promesas son la vida de Dios; y han creído mejor las promesas  o las realidades del Diablo sobre la tierra. Y como han creído más a la negatividad del diablo, a los planes del diablo, a las maquinaciones del diablo, llevan una vida de corrupción, llevan una vida alejada verdaderamente de Dios y de sus promesas. Dios se hiere cuando nosotros no creemos en su poder, cuando  no creemos que él sea poderoso para hacer cosas grandes. ¿Por qué? Porque nos amedrentamos por causa de la incredulidad, porque vemos las debilidades a nuestro alrededor y eso está impidiendo que las promesas de Dios se hagan una realidad o se hagan al tiempo para que se cumplan. Porque Dios llama las cosas que no son como si fuesen. Amén.

Dios llama las cosas que no son a nuestros ojos como si fuesen, porque Dios mira con ojos de fe. Dios mira con ojos de realidad. Amén.

 
5. Dios nos ilustra las promesas para incrementar nuestra fe

La escritura dice que: él creyó en esperanza contra esperanza (hablando de Abraham) para llegar a ser padre de muchas gentes conforme a lo que se le había dicho así será tu descendencia. Conforme a lo que se le había dicho, así será tu descendencia, se le enseño cómo sería la promesa. Se le declaró que así seria la promesa, se le dijo: así será tu descendencia. Cuando Dios le habla a Abraham y le dice: así será tu descendencia, Dios le estaba mostrando  la realidad de las promesas. Dios le estaba señalando paso a paso como seria la promesa que él le había dado.

Cuando Dios da una promesa a alguien, hace que viva las promesas, Dios lo enmarca en una realidad de sus promesas. Le pone ojos de fe para que aquella persona pueda concebir, comprender la magnitud de sus promesas. Usted tiene que saber, que cuando Dios le dio la promesa, le tuvo que mostrar el panorama de las promesas. Dios le mostro el paisaje de lo que serían aquellas promesas. Así fue con Abraham, Dios lo llamo y le dijo: así será tu descendencia. Estas palabras están indicando que Dios hizo una ilustración a Abraham para que él, a través desde su alma, pudiera concebir las promesas de Dios. A cada uno de nosotros Dios nos ha hecho una ilustración: cómo serían las promesas que  nos ha dado. Cada uno de nosotros en nuestro interior, en nuestro espíritu, tenemos una concepción clara de lo que son las promesas que Dios nos ha dado, porque Dios nos muestra las promesas.

¿Quien es aquel al que Dios no le ha mostrado las promesas? ¿Quien es aquel que no ha vivido, no ha soñado las promesas que Dios le ha dado? Cuando Dios da la promesa al hombre, la establece en el espíritu del hombre. Le dijo a Abraham: así será tu descendencia. Dios puso, Dios clavo en  el espíritu de Abraham la promesa. Dios sembró allí la promesa, para que Abraham pudiera vivir la promesa de Dios. Así Dios ha hecho en cada uno de nosotros. No crea que Dios te da la promesa como una información, Dios no te da la promesa como un comentario, Dios te da la promesa fundamentada en una realidad que tienes que experimentar y vivir en tu propio espíritu. El alma de aquel que ha recibido la promesa está cargada de Dios, está cargada de la vida de Dios, está cargada de aquella ilusión que Dios ha dado, de aquella visión, de aquel sueño, de aquello que Dios quiere impregnar. La mente de aquel que ha recibido la promesa está llena de Dios, porque son promesas de vida, no son promesas inertes, no son promesas de muerte, son promesas de la vida de Dios.

 Entonces, ¿como nosotros tenemos que andar? creyendo que Dios es el que establece la vida, y aunque a nosotros no nos parezca, porque aquí dice que: Él llama las cosas que no son como si fuesen, o sea que llama las cosas que para nosotros no son, como una propia realidad. Cuando Dios llama las cosas que no son como si fuesen, Dios está diciéndote: aunque te parezca irracional esa es la realidad de Dios. Aunque te parezca inconcebible, esa es la realidad de Dios, aunque te parezca algo fuera de lo común, fuera de lo humano, fuera de lo cultural, es la realidad de Dios. Así se levanten los hombres contra ti, pero Dios llama a las cosas que no son como si fuesen.

Dios llama a las cosas que al hombre no le parecen, como cierta realidad. Por eso fue que Abraham se agarro de aquellas promesas, porque Dios le impregno y le dijo: así será tu descendencia. Dios cayó sobre él y le dijo: así será tu descendencia. Dios cae sobre ti y te dice así son tus promesas. Dios las hace una verdadera realidad en nosotros, las promesas están en nosotros, las promesas Dios las sembró en nosotros, están inyectadas en nosotros.

Porque cuando Dios da la promesa, observe esto, cuando Dios da la promesa, ya  el no la tiene, él la dio. Y si Dios te dio la promesa, ¿en donde está la promesa? ¡La promesa está en ti! Amén. Está en ti la promesa, las promesas están en nosotros, Dios nos las dio, Dios le dijo a Abraham: así será tu descendencia.

Sabe, cuando Dios estaba creando al mundo dijo, sea la luz. ¿Qué hizo Dios? Lanzó la palabra y la palabra se convirtió en luz. Igualmente le dijo a Abraham: Así será tu descendencia. Dios derramo la promesa sobre Abraham. Cuando usted ha recibido promesas de Dios ¿que ha hecho Dios?, Dios ha derramado sobre usted las promesas. Entonces usted no tiene que esperar que Dios te diga o que Dios te hable o que Dios te la envíe. No, ya Dios te dio la promesa. Las promesas son hechas realidad en ti. Gloria Dios.


6. Las condiciones externas desfavorables no anulan las promesas

Dice la escritura: y no se debilito en la fe  al considerar su cuerpo que estaba ya  como muerto (siendo de casi de cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. Dice; no se debilitó en la fe. Su fe no menguo ante los factores externos; o aquellos que aparentemente serían los fundamentos de la promesa humanamente: La matriz para procrear.

Esto es muy interesante, a veces, cuando viene la promesa de Dios sobre nosotros, como no vemos que a nuestro alrededor estén los factores para que se den las promesas, podemos caer en debilidad en la fe y podemos menguar en cuanto a las promesas.

 La promesa que Dios le hizo a Abraham tenía entre sus objetivos más importantes que tuvieran hijos. Porque si ellos no podían tener hijos podría quedar anulada la promesa. Entonces, cuando se le da la promesa a Abraham encontraron un obstáculo que: aquella mujer en la cual iba a empezar la multiplicación de la descendencia de Abraham, era estéril; y él también era un hombre que había pasado ya más de los 90 años, por tanto no tenía fuerzas tampoco para procrear; y Sara tenía problemas con su matriz, pues,  ya había cesado la costumbre, el menstruar en Sara.

Estos factores que aparentemente son los fundamentos para realizar la promesa no se estaban dando. ¿Qué dice la biblia? Que Abraham no se debilito en la fe al considerar esas cosas, tampoco dudó por incredulidad a la promesa de Dios, si no que se fortaleció en fe dando gloria a Dios. La fe de Abraham no menguo porque Sara no podía tener hijos, a pesar de que la promesa estaba basada en que Sara tenía que parir para que viniera la descendencia. Muchas veces cuando Dios nos da una promesa, y esta, está fundamentada en situaciones o condiciones humanas que no vemos, bajamos en  la fe, perdemos la esperanza. Si Dios te llama para que tú ejerzas como pastor, y en el momento no estás pastoreando ninguna iglesia, te debilitas en la fe porque no estás viendo con tus ojos fiscos. Entonces comentas, bueno Dios me dice que Él me ha llamado al pastorado, pero yo no estoy viendo las almas, ¿que pastorado voy a tener?

Abraham hubiera dicho: Pero bueno, si Sara no puede tener hijos, esta promesa no es de Dios.

Usted no tiene que estar viendo que aquellos factores por los cuales va a fluir la promesa se hagan una realidad humana, quizá usted va a encontrar todo lo contrario, obstáculos que se oponen a esos factores, obstáculos que se van a oponer a que la promesa se haga una realidad.

En otras palabras, a veces la promesa que Dios le ha dado a usted está relacionada con alguna circunstancia o condición y si esa condición usted no la ve, o no se ha cumplido, entonces dirá que ¿la promesa está anulada? ¡No!

Abraham no menguo en su fe, si no que se fortaleció dando la gloria a Dios. Ni tampoco dudó por incredulidad, Abraham creyó las promesas de Dios. ¿Pero qué pasaba? Que humanamente era imposible. Sara no podía tener hijos. Él ya no podía tener una relación sexual por su edad. Pero Dios, a pesar de saber todo esto, les dio promesas. Entonces cuando Dios te da una promesa, puede que sean locura, porque humanamente tu vez que es imposible. Los factores humanos no están de acuerdo, muchas veces con las promesas de Dios. Las cosas que Dios te dice muchas veces son irracionales a la realidad que tú vives, a la realidad aparente de la vida, pero no a la realidad de Dios. Por eso es que las promesas de Dios se fundamentan en cosas irracionales, hablando humanamente. Si Dios te ha dado una promesa, a la que tu no le encuentras ni pies ni cabeza, que tu no le encuentras cómo podría ser cumplida esa promesa,  generalmente esas son las promesas de Dios. Las promesas que para los hombres son locura, son las promesas originales que proceden del cielo. Dicen, eso es imposible, eso no tiene sentido, eso es irracional. Bueno la promesa de Abraham era irracional, la promesa de Abraham no tenía sentido humano ni lógico, porque Sara no podía tener hijos. Entonces ¿cómo le va a hacer una promesa de una descendencia a través de la misma Sara? Hubiera sido alguno de nosotros y hubiera dicho: Señor, pero eso es algo imposible, háblame de otras promesas, pero esa no.

¿Por que cómo me vas  decir que me vas a dar una descendencia si mi mujer no puede tener hijos? Usted le puede decir al Señor, ¡cómo me vas a dar esta promesa si yo no estoy viendo esto cómo se va a dar! Por el contrario, todo lo que estoy viendo son cosas que se oponen a tus promesas.

Las promesas de Dios no están fundamentadas en los factores externos, las promesas de Dios no están fundamentadas en el camino de la vida humana, las promesas de Dios no están fundamentadas en tu contorno, o  tu medio, o tu entorno, donde tú vives, ni el medio en el cual tú te desenvuelves.

Están fundamentadas en un medio espiritual de Dios. En un entorno espiritual, en un camino perfecto en Dios  Y humanamente las promesas no tienen cabida, son inconcebibles. Pero cuando usted ha creído a Dios se fortalece en fe dando gloria Dios. “Abraham se fortaleció en fe dando gloria Dios”. La fe necesaria para creer en la veracidad de las promesas y verlas cumplida se adquiere dando gloria a Dios, respecto a la promesa.


Comentarios de los lectores
Para escribir comentarios, deberá registarse o iniciar sesión. Haga clic aquí.

Aracely Escobar Peñate
Bendigo a mi Padre Celestial y Dios y le doy gracias infinitas porque El siempre esta a nuestro cuidado y conoce nuestras situaciones y es por ello que nos habla a través de canales como lo es el pastor Roger. Es de gran bendición para mi el que Dios halla hablado a mi vida, de que no habìa recibido la promesa que me hizo por falta de Fe en mi,aunque El me había hablado esta semana sobre esto y ya le pedí perdón y comencé solo en aumentar mi fe, y con este estudio me confirmo lo anterior. Declaro que por fe he recibido mi milagro. Yo confieso que por haber duda de las promesas de Dios en mi vida , no las había recibido antes. Fueron años de espera por las promesas que El me había hecho, pero ahora estoy feliz porque he declaro que ya la recibí las promesas que Dios tenia para mi hogar. Amen y Amen. Bendigo al ministerio del pastor Roger y su familia, Dios le guarde y les guarde
Escrito en: Wednesday, June 19, 2013 8:16:06 AM

JULIO DIAZ
¿Cuáles son las promesas de Dios?
Escrito en: Monday, September 13, 2010 8:30:13 PM

ely gomez
en verdad que el que tiene fe en las promesas de nuestro dios es exaltado por el pues somos hijos de un rey gloria a dios
Escrito en: Friday, September 10, 2010 9:41:29 PM

ROGERIA SILVA SANTOS
HOLA! DESDE LUEGO QUE ME ENCANTO LA MANERA COMO HA SIDO ABORDADA LA CUESTION DE LAS PROMESAS, PERO TENGO UNA GRAN DUDA Y GOSTARIA QUE ME CONTESTASEN; ¿COMO PUEDO SABER COMO Y CUANDO HE RECIBIDO UNA PROMESA DA PARTE DE DIOS. SÉ QUE HAY PROMESAS QUE SON PARA TODOS SUS HIJOS PERO TAMBIEN SE QUE HAY PROMESAS INDIVIDUALES PARA CDA UNO. COMO SABER ENTONCES? GRACIAS. BENDICIONES!
Escrito en: Saturday, August 21, 2010 11:25:11 AM

jacqueline angomas
Verdaderamente que DIOS ES FIEL ASUS PALABRAS Y LA CUMPLE.
Escrito en: Sunday, August 15, 2010 2:11:24 PM

Jorge Ricardo Gámez Elizondo:.
Buenos días, me parece excelente la forma en como aborda el tema tan importante como la FÉ, que es la certeza del cumplimiento de las promesas de Dios para nosotros los mortales. Dios les Bendiga. Lic. Jorge Ricardo Gámez Elizondo:.
Escrito en: Tuesday, July 27, 2010 6:02:04 AM

ROBERTO ANTONIO PRADA PEREZ
si es verdad no soy cristiano pero se que mi micion es llegar a la purificacion por que el es mi suficiente salvador me gusta leo mucho la biblia y se que soy hijo de Dios gracias... gracias
Escrito en: Thursday, July 15, 2010 3:59:27 PM

Patricia Rangel
Gloria a Cristo Jesùs por todas las maravillas que ha hecho en mi vida. Bendito seas Señor Jesucristo. Gracias y bendice a tus hijos que en tì confìan y a los que en tì creen Señor DIOS. Amen!!!
Escrito en: Monday, July 05, 2010 4:33:02 PM

Yolanda Carhuachin
gracias Pastor Ramos por esta enseñanza de la promesa que ayuda mucho para poder ser perseverante en la palabra de DIOS,ya la biblia esta llenos de promesa pero que para nosotros es dificil de asimilar esto,pero si pedimos creyendo lo recibiremos dice la biblia, gracias pastor porque me ayuda a seguir firme en lo que le estoy pidiendo a Dios porque se que pronto me contestara que Dios te siga bendiciendo en tu ministerio yolanda desde Lima-Peru
Escrito en: Thursday, July 01, 2010 3:27:46 PM
1

Noticias en RSS Otras noticias


Regístrese en nuestro sitio y déjenos sus comentarios e inquietudes
¿Ya eres usuario? Inicia sesión
E-mail: 
Password: 

 
¿Aún no eres usuario? Crea tu cuenta gratis
E-mail: 
Password: 
Retype your password: 
First name: 
Last name: 
  
   

Salir sin registrarse

REFLEXIÓN PARA HOY

Los hijos de Dios caminamos, hablamos, actuamos y pensamos como nuestro Padre

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
Diseñado por: serviciosministeriales